Saltar navegación (alt + s)

Galardonados

Galardonados 2019

Ángel Peralta Pineda (a título póstumo)

Medalla de Oro de la Provincia (Título Póstumo)

Leyenda del rejoneo. Poeta. Escritor, Letrista de sevillanas. Actor. Ganadero. Inventor, Labrador. Animalista y veterinario autodidacta. Aprendiz de muchas cosas...

Ángel Peralta, D. Ángel como se le conocía, nacido en La Puebla del Río en 1925 y fallecido días después de celebrar su 93 cumpleaños, fue un revolucionario en el arte del rejoneo, que debutó el 19 de febrero de 1945, en la Plaza de La Pañoleta, y se doctoró en Las Ventas, en Madrid, en 1948, con un toro de Molero.

Profesionalizó el rejoneo moderno en España, al crear numerosas suertes. Como las cortas a dos manos o las rosas, además de inventar la fórmula de la collera, esa lidia de un toro entre dos rejoneadores. Suerte que él practicara en tantas plazas junto a su hermano, el también rejoneador Rafael, con el que  adquirió, en noviembre de 1953, la ganadería de Manuel González y Juan Antonio Álvarez, procedencia Murube.

El Centauro de La Puebla, Ángel Peralta, forma parte, sin duda, de la historia de la tauromaquia, donde se mantuvo en activo durante 55 años, en los que lidió más de 6 mil toros, por lo que el Gobierno de España le concede la Medalla al Mérito en las Bellas Artes en 2013. Aunque su auténtica pasión fueron los caballos: 'el caballo es mi vida; yo sin él no me encuentro'.

Además, su biografía es abrumadora, propia de los grandes personajes de otras épocas. Recibió en su finca a actrices de fama, como Geraldine Chaplin, Bo Dereck o Ava Gardner, con quien confesó 'haber tenido una breve relación, que no fue idilio'. Fue un consumado poeta y expresó sus sentimientos sobre la naturaleza, la marisma el caballo y el toro en varios libros. Participó como actor en dos películas, 'La novia de Juan Lucero', con Juanita Reina, y 'Cabriola', con Marisol. Y es autor de una famosa sevillana: 'Y se amaron dos caballos, mire usted qué maravilla'...

Suyo es un  análisis de tauromaquia que suena a epitafio: 'Torear es engañar al toro sin mentir...'