Saltar navegación (alt + s)

Galardonados

Día de la Provincia

Luis Medina Cantalejo

(Sevilla, 1964) Árbitro de fútbol

Aficionado sevillista de corazón, Medina Cantalejo quería ser futbolista y, aunque no accedió a los escalafones inferiores de ninguno de los dos equipos de la capital, llegó a ser convocado para la selección andaluza de juveniles.

Entonces cumplió 18 años y se puso a estudiar Graduado Social. Su padre, Luis Medina Díaz, ex colegiado internacional e hijo de árbitro, le impulsó al arbitraje, una actividad en la que reconoce que entró porque venía de la familia y le gustó. 'Yo no quise ser árbitro nunca... pero probé por la insistencia de mi padre, por preservar la tercera generación. Siempre se lo agradeceré a mi padre'.

Su primer partido con el silbato fue 'un Dos Hermanas Industrial-Polideportivo Alcosa y era juez de línea. El primero como árbitro, un Híspalis-Clavel'. Tras pitar desde 1993 a 1995 en la Segunda División B y en la Segunda División entre 1995 y 1998, debuta en el arbitraje de la Primera División del fútbol español en 1998, en el partido Real Sociedad-Oviedo.

Durante la temporada 2005-2006 dirigió ya 16 encuentros, así como la final de la Copa del Rey. En 2006, sustituyó a Manuel Enrique Mejuto González como único representante español en la Copa Mundial de Fútbol. Arbitró en este torneo un total de cuatro partidos: dos de primera fase, uno de octavos de final, no exento de polémica, y un partido de cuartos de final.

Como cuarto árbitro de la final del Campeonato, en la que Italia derrotó a Francia en los penaltis tras empatar a un gol durante el tiempo reglamentario, tuvo un papel relevante en el minuto 110, cuando avisó por el intercomunicador al árbitro principal, el argentino Horacio Elizondo, de que Zidane había golpeado con un cabezazo al defensa italiano, Materazzi, tras lo que el capitán francés vio la tarjeta roja. Denunciado por actuar fuera del reglamento, fue reivindicado por la terna arbitral en su informe a la FIFA.

La normativa es la normativa y Medina Cantalejo se retira definitivamente del arbitraje en la temporada 2008-2009, con 45 años y después de 26 con el silbato en la boca. Y lo hace por la puerta grande, pitando en la final de la Copa del Rey y la final de la Copa de la UEFA. Tras dejar los terrenos de juego, fue designado adjunto a la dirección técnica del Comité de Árbitros de la Real Federación Española de Fútbol, como responsable de los árbitros de Segunda División B.

De ideas claras, determinado y perfeccionista, con todos los requisitos para estar en la élite, incluida una excelente preparación física pionera en los de su profesión, considera esencial empezar por la base para que el árbitro deje de ser el chivo expiatorio de las frustraciones de los jugadores y aficionados, sobre todo en las categorías regionales, y no entiende la amistad entre los colegiados y los futbolistas. 'Ellos van a ganar, yo a arbitrar'.

La Diputación de Sevilla concede a Luis Medina Cantalejo, uno de los árbitros más reputados del fútbol español y el que mejor palmarés ha reunido en la historia de los colegiados sevillanos, la Medalla de Oro de la Provincia. Galardón merecido igualmente por su indisoluble ligazón al fútbol, un deporte que vive con pasión y al que aporta su experiencia para hacer mejores a los nuevos árbitros e inculcar a los jóvenes jugadores los valores de la deportividad y el fair play.